Los Poetas Malditos (III): Baudelaire, el Rey Maldito | Gran Imaginador

baudelaire

Señoras y señores. Damos y caballeras. Tras una semana de parón debido a las numerosas obligaciones (absurdas) que nos impone este genial plan general de estudios universitarios al que algunos llaman Bolonia (debería llamarse boñiga), volvemos de nuevo con nuestros malditos.

Además esta semana entramos por la puerta grande. Les traigo el plato fuerte. Les tengo preparado lo más de lo más en las cuestiones poéticas: Charles Baudelaire, el Rey de los Malditos, el Maldito por antonomasia.

Charles Baudelaire también es considerado el padre del Simbolismo. Podríamos decir que es el “maldito patrón” de Gran Imaginador. Recuerda que en esta casa te traemos lo simbólico.

Pero veamos, ¿qué es el Simbolismo? El Simbolismo, queridos amigos es una corriente artística (primero literaria, luego también referente a las artes plásticas) que busca encontrar los significados ocultos en la naturaleza. Para un simbolista todo significa algo. No hace falta que sea explícito. Es el propio artista el que debe verlo y el único capaz. Para el simbolista ya no se trata de expresar la realidad, sino de superarla.

La poesía simbolista debe traer a la imaginación del lector imágenes, sensaciones… Las palabras ya no significan, solo sugieren significados. Evocan a otras realidades.

L´homme y passe à travers des forêts de symboles

Qui lóbservet avec des regards familiers.

Les Fleurs du Mal (1857)

 

El hombre pasa por los bosques de símbolos

Que le observa entre recuerdos familiares

Las Flores del Mal (1857)

BIOGRAFIA (Breve, como siempre)

Nació y murió en París entre 1821 y 1867. Hijo de un ex sacerdote Joseph François Baudelaire, un hombre culto que le enseña a leer y de Caroline Archimbaut-Dufays. Su padre murió en 1827, teniendo él seis años.

Su madre se casó de nuevo con un oficial del ejército, el comandante Jacques Aupick. Baudelaire nunca vio con buenos ojos a su padrastro y vivió el nuevo matrimonio de su madre como un abandono.

En 1831 se trasladan a Lyon y un año después nuestro amigo ingresa en el Colegio Real. Su mala conducta y su rebeldía le valen la expulsión. En 1836 vuelven a París en un nuevo traslado de su padrastro.

Con 19 años se matricula en la Facultad de Derecho y comienza a frecuentar el Barrio Latino de París. Allí conoce a otros literatos de la época como Honore de Balzac o Gustave Vavasseur. Comienza a publicar artículos y colaboraciones en distintas revistas y periódicos de su época.

Todo el ambiente bohemio de la París universitaria del siglo del Romanticismo le atrapa. Empieza a darse a las drogas y a frecuentar prostíbulos. Incluso llega a iniciar una especie de turbia relación con una prostituta judía que fue, posiblemente, quien le contagio sífilis, y que aparece en uno de los poemas de su obra Las Flores del Mal.

Es en la vida bohemia y las drogas donde se desarrolla el genio de este gran autor

Para alejarle de esta vida, su padrastro le manda a un viaje alredededor del mundo, pero él decide volver antes de lo previsto y se instala en París, reclama la herencia de su padre y se da, de nuevo, a la vida disipada de los bajos fondos parisinos. Sexualismo desenfrenado, sin distinción de géneros; drogadicción desorbitada y mentiras, muchas mentiras, fruto de su enorme imaginación que le hacen ir dando tumbos de un sitio a otro, siempre huyendo de algún problema o persona que amenazan con aleccionarle.

Tras dilapidar la fortuna heredada comienza a dedicarse a las publicaciones de crítica artística de todo tipo, siempre bajo pseudónimo, para poder escapar del control de su familia que ha obtenido del juez permiso para ocuparse de los bienes del inmoral bohemio.

Sus poesías son rechazadas por la sociedad y admiradas por jóvenes promesas de la poesía como Mallarmé o Verlaine.  Su fama literaria crece en los salones y cafeterías, pero nunca será aceptada por la Academia Literaria Francesa.

Cada nuevo rechazo social le vuelve más y más introspectivo. Él se siente incomprendido por el mundo. La sociedad le aburre. Son todos unos ignorantes. No tienen ningún tipo de sensibilidad. No conocen las nuevas técnicas de la poesía. No son él…

Se plantea el suicidio como opción, pero nunca tiene el suficiente valor o fortuna para hacerlo.

El sífilis comienza a hacer mella en su vida y calma sus dolores con opio y otras drogas duras. Su cuerpo es un escombro. Su salud delicada. Su genio, sin embargo, sigue intocable. En 1866 sufre un ataque de parálisis cerebral. Paralizado, sin poder hablar y medio tonto por efecto de las drogas, muere en los brazos de su madre en el hospital en el que había sido ingresado unos meses antes.

De las manos de este genio brotaba magia. Ilustración de Juha Veltti

OBRA

Les fleurs du mal (Las flores del mal, 1857).Este libro, recopilación de una serie de poemas, es, sin duda, el más importante de nuestro bohemio personaje. Es el arranque de la poesía moderna al superar y ampliar la herencia romántica: la poesía debe descifrar el sentido de la vida sin renunciar a la belleza formal; el ansia de evasión no excluye la indagación en la nueva sociedad burguesa en construcción; se incorpora el lenguaje cotidiano, a veces incluso soez; se introduce el uso de verso libre, dotando a la obra de la máxima libertad; la angustia vital romántica se enriquece…

Esta obra marcó el nacimiento de una nueva época. Es en la construcción de su universo expresivo donde radica la grandeza de la poesía de Baudelaire. El realismo llegó a sus más altas cimas cuando el lenguaje vulgar y cotidiano adquirió una carga poética desconocida.

Baudelaire es capaz de introducir imágenes horribles en medio de un lenguaje precioso como es el de la poesía. Al final, su poesía es imagen y símbolo de su trayectoria vital, tanto externa como interna.

Tu marches sur des morts, Beauté, dont tu te moques;
De tes bijoux l’Horreur n’est pas le moins charmant,
Et le Meurtre, parmi tes plus chères breloques,
Sur ton ventre orgueilleux danse amoureusement.

L’éphémère ébloui vole vers toi, chandelle,
Crépite, flambe et dit: Bénissons ce flambeau!
L’amoureux pantelant incliné sur sa belle
A l’air d’un moribond caressant son tombeau.

(Hymne à la Beauté, Les Fleurs du Mal)

Tú marchas sobre muertos, Belleza, de los que te burlas;
De tus joyas el Horror no es lo menos encantador,
Y la Muerte, entre tus más caros dijes,
Sobre tu vientre orgulloso danza amorosamente.

El efímero deslumbrado marcha hacia ti, candela,
Crepita, arde y dice: ¡Bendigamos esta antorcha!
El enamorado, jadeante, inclinado sobre su bella
Tiene el aspecto de un moribundo acariciando su tumba

(Himno a la Belleza, Las Flores del Mal)

Es en las imágenes mezcla de sadismo y belleza donde encontramos el verdadero sentido del simbolismo. La gama de colores propios del romanticismo sombrío mezclado con un olor a putrefacción que produce una especie de urticaria apasionante. El platonismo más oscuro. La concepción de la Bella Fealdad.

Esta obra fue acusada de inmoral por los foros literarios de la época y supuso sanciones económicas tanto para el propio Baudelarie como para el editor del libro. Sin embargo provocó una admiración y veneración sin precedentes en los talentos literarios en potencia de la época y comenzó una revolución en la manera de ver la estética literaria. El inicio del Simbolismo.

Les paradis artificiels (Los Paraísos artificiales, 1860. En Los Paraísos Artificiales Baudelaire intenta explicar qué efectos producen las distintas drogas en la mente de las personas. Y qué mejor manera de ser experto en un tema que habiéndolo experimentado. Este ensayo es un estudio literario y humanístico de un tema considerado antiestético por la sociedad de la época.

Escribió además L´Spleen du Paris (El Spleen de París, 1959). “Spleen” significa “hastío” y, como indica su nombre, pretende mostrar al poeta como un ser asqueado de la sociedad. Él se considera superior y a la vez extraño al resto de mortales. El poeta no es entendido y eso le hastía, le cansa, le da asco. Los valores burgueses son completamente vacíos, cínicos, asquerosos… Vuelca su rabia contra todo esto y se vuelve poesía.

También tradujo a Edgar A. Poe del inglés al francés realizando una labor genial. Escribió numerosos artículos y algunos otros poemas.

Por terminar de alguna manera, pues Baudelaire siempre deja con hambre. Aquí os he presentado algunas cortas y torpes pinceladas del Rey Maldito. Este ser espiritual, fruto de algún trauma o de la politoxicomanía; a la vez genial y grotesco; mezcla de horripilancia y belleza; simbolista y crítico. Todo en uno. Y es que amigos, para abarcar a este genio maligno necesitaría mucho más. Y ni mi capacidad ni mi tiempo (y posiblemente el suyo) me lo permiten.

Espero que le haya resultado interesante y le recomiendo encarecidamente que le eche un ojo a la obra de este gran maestro, del que ha bebido toda la poesía posterior a él.

¡Un saludo! ¡Nos leemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR