Deportistas con Estrella: Bethany Hamilton | Gran Imaginador

Bethany Hamilton

Gran Imaginador retoma con este artículo la serie de historias de superación que tanto nos hacen reflexionar y que sirven de ejemplo para nuestra vida diaria. Hoy, en Deportistas con Estrella: Bethany Hamilton.

La historia de Bethany Hamilton es la de una niña que tenía todas las condiciones para ser una de las grandes surfistas del mundo. Con apenas 9 años, una de las marcas deportivas más importantes del circuito del surf Ripcurl se interesaba en ella para patrocinarla.

Educada en una familia muy religiosa, la pequeña Bethany se crió entre olas dada la pasión de sus padres por el surf y con solo dos años se subía a su primera tabla para años más tarde, no muchos, dedicarse a ello de manera profesional.

Todo parecía ir encaminado a una vida de éxito deportivo cuando el 31 de octubre de 2003 todo se truncó –momentáneamente-. La ‘rider’ ocupaba en ese momento la segunda posición del ranking estadounidense del campeonato nacional (NSSA National Championships) y el ataque tiburón tigre frenó en seco su fulgurante trayectoria. El resultado de ese accidente fue la amputación del brazo izquierdo hasta la altura del hombro.

Bethany solo tenía 13 años cuando perdió el brazo pero, lejos de venirse abajo, demostró tener una madurez impropia para una niña de su edad y decidió fijarse el objetivo de volver a la competición a la mayor brevedad posible.

La fuerte convicción católica de la estadounidense fue también clave para no venirse abajo. “Cuando la gente me pregunta qué significa Cristo para mí… ¡Todo! Es la única cosa que nunca desaparecerá ni te fallará”, destacó en unas declaraciones hace apenas unos años.

Un mes después del terrible suceso, Bethany ya estaba intentando coger la tabla de nuevo para volver a su mejor nivel. Cierto es que al principio fue muy complicado, ya que se le hacía muy complicado realizar todos los movimientos con la tabla y entre olas solo con la ayuda de su brazo derecho. Por eso también fue imprescindible la ayuda de su familia, que la apoyó en todo momento.

Su padre, Tom Hamilton, realizó un novedoso invento. Fue capaz de instalar unas asas en la tabla para que su hija no tuviera ningún problema a la hora de sortear las olas sumergiéndose en el agua. Con esa pequeña modificación y al adaptarse  a un nuevo estilo de surf, consiguió poco a poco volver a la competición.

En el año 2005, se hacía con el Campeonato Nacional de Estados Unidos sub18, pero eso no quedó ahí. Cuatro años más tarde, con tan solo 19 años debutaba con una ola XXL, la conocida y temible ‘Jaws’ en Maui (Hawai) y ascendía a la segunda posición del Mundial Junior sub20.

Bethany Hamilton tuvo que frenar de nuevo su carrera deportiva en 2014, aunque por un motivo totalmente diferente y muy satisfactorio, el embarazo de su hijo. Pero las ganas de Beth por el surf la subieron de nuevo a una tabla tres meses después de dar a luz y, ya en el circuito mundial, donde se codea con la élite surfera desafiando las olas más grandes del planeta en la World Surf League.

La historia de Bethany Hamilton se ha convertido en un ejemplo de superación que se ha plasmado en un libro y una película. En 2004, salía la biografía Soul Surfer: A True Story of Faith, Family, and Fighting to Get Back on the Board, que se colocó en la lista de los libros más vendidos de aquel año. Y de él surgió, en 2011, el film de nombre Soul SurferAlma de surfista, donde la propia Bethany Hamilton aparece como extra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR