No | Gran Imaginador

'Nacido en Siria'

“No” es lo que decían las cabezas. “No” es lo que decían las miradas. “No” es lo que decían las voces, aunque fueran en silencio, de cada una de las personas que el otro día se sentaron en las butacas de la Sala Berlanga de Madrid para ver ‘Nacido en Siria’ el documental que Hernan Zin ha dirigido.

“No”, “no” y “no”. Una y otra vez. Que el drama de los refugiados es algo que le afecta a cualquiera con un mínimo de responsabilidad y cordura es obvio; que si lo miramos desde los ojos de los más pequeños puede que nos afecte más, también es cierto; que si nos lo cuentan como lo hace Zin ya nos rompe, también.

‘Nacido en Siria’ nos cuenta el viaje de miles y miles de personas desde que salen de sus países de origen para llegar a Europa. Nos cuenta su vida en los campos de refugiados, sus intentos por ser acogidas y las dificultades que tienen para vivir una vez que esto lo consiguen. Todo narrado desde los ojos de los niños, desde las experiencias de los más pequeños. “Parecía que lo difícil era llegar, pero no” dice uno de los protagonistas.

Es curioso porque todos los que estábamos allí pensamos en ese “no”. Las miradas, las cabezas y las lágrimas que caían también lo decían. No es posible que ocurra pero ha ocurrido, sigue ocurriendo y seguirá ocurriendo. Lo estamos permitiendo.

#volemacollir

El sábado 18 Barcelona gritó “no” en una multitudinaria manifestación que se siguió bajo el lema #volemacollir. La guardia urbana dijo que fueron 160.000 los manifestantes; los organizadores dijeron que 300.000; si me permiten: me da igual.

Lo que está claro es que fueron miles de personas las que salieron a la calle para defender que lo que está pasando a las puertas de nuestro continente es una vergüenza. Llevamos más de dos años viendo como este drama humanitario crece y todavía las instituciones europeas no han sido capaces de tejer una red decente que cumpla los objetivos. El Mar Mediterráneo sigue siendo un cementerio que deja una vida tras otra, vidas que huyen de la guerra. Vidas que consiguen avanzar gracias a voluntarios que día a día siguen trabajando para que los derechos humanos se cumplan.

España dijo que acogería 170.000 personas y poco más de 700 son las que han llegado. Estas cifras se unen al vergonzoso acuerdo de la UE con Turquía. Mientras tanto aquí, y en otros lugares de Europa, se repite la negación, se repite ese “no”, se repite una y otra vez que esto tiene que parar.

Porque sigue pasando, seguimos mirando a otro lado y seguimos permitiéndolo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR