Don Remigio | Gran Imaginador

Domino-Effect

 

Estamos de acuerdo en que no hay dos personas iguales, ni siquiera un par de gemelos idénticos. Sin embargo, ciertas experiencias personales pueden poner esta afirmación en duda.

Así le pasó a don Remigio Ruiz, conserje de profesión y jugador de dominó por vocación, aquella mañana cuando – meses antes de jubilarse – barría el portal número 22 de la calle del Oro y vio pasar ante sus narices a un tipo trajeado, con maletín, menos panza y más pelo que el mismo don Remigio pero igualito a él en todo lo demás. Don Remigio fue incapaz de articular palabra. Se quedó ahí plantado, escobón en mano y boquiabierto.

Cada mañana a las 10:01 se asoma don Remigio al portal del 22 para ver si por casualidad pasa su doble y puede tomar quizá un café y quizá charlar un rato para que le cuente cómo son las cosas en el otro lado; en el universo paralelo de lo que podría haber sido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR