Deportistas con Estrella: Jackie Robinson | Gran Imaginador

f6da41660cf609ebd709c2760407b290

Antes de comenzar a leer la historia del protagonista que traemos a ‘Deportistas con Estrella’, vamos a reflexionar sobre un tema que muy tristemente todavía hoy, en pleno siglo XXI, sigue ocurriendo. Hablamos del racismo. Piensa sobre ello. ¿Vives situaciones en las que se producen estas actitudes? ¿Piensas que el deporte, que fomenta todo tipo de valores no ha sido capaz de acabar con él?

Este inicio no es para nada al azar. Sin duda es muy importante para saber de dónde venimos, cómo estamos y hacia dónde vamos.

La historia del deportista que nos ocupa es la de una persona que rompió con el sistema del béisbol establecido en Estados Unidos hasta su llegada. No sin mucho sudor, muchas lágrimas y, ¿por qué no decirlo? algo de sangre. Hoy, en ‘Deportistas con Estrella’: Jackie Robinson. Un hombre negro que fue capaz de adentrarse en un mundo de blancos que repudiaba “a los que eran como él”, como se referían a él.

Jackie nació el 31 de enero de 1919 en el estado de Georgia, uno de los estados confederados, en el seno de una familia muy pobre en la que su abuelo era esclavo. El racismo imperante en Estados Unidos hacía sufrir, y de qué manera, al colectivo negro. En cualquier ámbito de la vida, quedaban siempre relegados a un segundo, tercer y cuarto lugar.

Unos principios de la sociedad contra los que Jackie luchó desde que comenzó a tener uso de razón. En diversas ocasiones protagonizó varias detenciones por negarse a aceptar el trato con el que tenía que lidiar en su día a día con los blancos.

Cuando tuvo la edad, el joven consiguió entrar en la Universidad de Los Ángeles California (UCLA), donde desde el inicio destacó en todos los deportes que allí se practicaban. La prometedora carrera de Jackie Robinson tomó el carril del fútbol americano, y podría haber sido uno de los grandes jugadores de la liga (quién sabe) si no hubiese coincidido en el tiempo con el bombardeo de Pearl Harbor por parte de los japoneses en la II Guerra Mundial.

En ese momento, Robinson tuvo que alistarse en el ejército para luchar en esa guerra, e incluso allí llevó a cabo su particular batalla contra el sistema para conseguir un trato mejor; el lugar que se merecía, más allá de razas. Ejemplo de ello, fue el enfrentamiento contra un conductor de autobús militar que le obligaba a sentarse en la última fila, y que a la postre -proceso judicial mediante- le imposibilitó entrar en combate.

Un suceso del que debemos estar muy agradecidos, porque fue el inicio de una de las grandes historias en la defensa de los derechos de los negros desde que el mundo es mundo.

Tras su breve paso por el ejército, Robinson inició su trayectoria en el béisbol. Tras unos años en la Liga Negra (exclusivamente jugaban negros), en 1945, los Boston Red Sox de la Liga Blanca -sabedores de su talento-, levantaban el teléfono para ofrecerle la oportunidad de hacer una prueba para entrar en su equipo. La prueba se convirtió en un auténtico infierno, donde recibió insultos y vejaciones de todo tipo y finalmente no entraría en el equipo.

Cosas del destino, la Liga Blanca parecía el lugar de Jackie Robinson y de nuevo un equipo militante en la competición se fijaba en él. Branch Rickey, presidente de los Brooklyn Dodgers, otro equipo de la liga convencional, le hizo una oferta a Robinson.

¿Busca usted un jugador negro que tenga miedo de responder?”, preguntó Robinson.

No, busco un jugador negro que tenga agallas para no responder“, replicó Rickey.

Muchos fueron los momentos en los que Robinson pensó en tirar la toalla, pero su lucha, la lucha de todos los negros le hizo no rendirse. Los pueblos de los equipos rivales se negaban a ceder sus instalaciones e incluso sus hoteles para que el equipo de Jackie pudiera continuar en la competición. Pero los problemas no solo llegaron del exterior, en su propio equipo muchos se negaron a aceptarle y solo su entrenador, Leo Durocher, se puso de su parte: “No me importa si este tío es amarillo o negro o si tiene rayas como una puta cebra. Soy el entrenador de este equipo y digo que él juega. Es más, os digo que nos va a hacer a todos ricos. Y si alguno de vosotros no sabe usar el dinero, veré como serán traspasados”.

No solo historia del béibol

El 15 de abril de 1947, Jackie pasaba a la Historia al convertirse en el primer jugador que rompía toda barrera racial en este deporte con su debut. Y eso solo significó el inicio. Su buen hacer en el terreno de juego sirvió para romper cualquier prejuicio y poco a poco fueron más los jugadores negros que comenzaron a jugar en esta liga.

Cincuenta años después de su debut, la Liga Nacional de Béisbol estadounidense retiró el dorsal 42, tan característico de Jackie en señal de amdiración y respeto.

Jackie Robinson representó la lucha de todo un colectivo contra un país, un país racista. ¿Ha cambiado la situación? ¿Dónde debemos mejorar para que no se repita esto jamás?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR